¿Cómo hacer pan de muerto?

Autor(es): y

¿Qué vamos a trabajar?: La comprensión auditiva – El vocabulario de la comida y de los verbos de cocina – El imperativo afirmativo – Una receta tradicional de la gastronomía mexicana.

¿Qué es el pan de muerto?

El pan de muerto es un tipo de pan dulce que se prepara en México para el Día de Muertos, celebración tradicional mexicana para honrar a los difunto que se celebra principalmente los días 1 y 2 de noviembre. La difusión del pan de muerto está especialmente concentrada en el centro y sur del país, donde el Día de Muertos es celebrado con mayor intensidad.

Vídeo interactivo

Vamos a empezar:

Primero ponemos nuestra harina y hacemos un volcancito.

Formamos esta fuente para poner aquí los demás ingredientes.

Vamos a poner un poco de azúcar para la primera parte de la preparación de la masa.

Aquí vamos a poner en la parte de afuera de la harina la sal.

Aquí vamos a poner también la ralladura de la cáscara de naranja, de una naranja. Esto le va a dar sabor.

Aquí mismo vamos a poner la mantequilla que poco a poco vamos a ir integrando.

En este punto que ya tenemos todo listo para empezar a amasar vamos a empezar a preparar la esponja.

O sea un fermento de harina son dos cucharadas o una cucharada. Ahí ponemos la levadura en polvo y ponemos un poco de azúcar. El azúcar es muy importante porque es el alimento de la levadura que va a hacer que el pan se esponje.

Ya que tenemos esto bien mezclado agregamos un poco de leche tibia y formamos una pastita aguada para que se fermente la esponja.

Ustedes van a ver ahorita a qué se refieren los panaderos tradicionales cuando le dicen esponja.

Así mezclada, bien integrada, la vamos a poner en un lugar tibio, en un lugar calentito para que se fermente. El calor es muy conveniente.

Mientras hemos dejado la esponja, vamos a empezar a integrar todos los ingredientes para empezar a amasar nuestra masa de pan de muerto.

Es muy habitual, característico del pan de muerto que tenga un poco de perfume con agua de azahar. Yo recomiendo que se ponga una tapita, una tercera o cuarta parte de una cucharadita de agua de azahar.

Ahora vamos a integrar un poco de leche. Hay veces que lleva una medida, digamos, precisa o mencionada, pero yo creo que aquí como siempre, la humedad que nos pida la masa, no debe quedar muy aguada la masa para que sea más manejable.

Ya que tenemos la primera integración de los ingredientes, el primer amasado, vamos a poner el resto del azúcar. ¿Por qué lo hago en dos partes? Pues, mis maestros panaderos me han enseñado que el azúcar toda de golpe aguada mucho la masa.

Ahora que ya tengo esta primera integración, este primer amasado, voy a checar cómo va fermentando, cómo se va fermentando la esponja que puede tardar aproximadamente 15 minutos, 20 minutos, depende de la temperatura. Y ahora la integramos a esta preparación que tenemos ya amasada.

Ya tenemos lista la masa, después de sobarla, tallarla, darle sus golpecitos, todo el trabajo que quiere esta masa y ya podemos ver que ha formado la malla y se va haciendo delgadita sin romperse, es que ya tenemos lista la masa.

Ahora la vamos a envolver en sí misma y así la vamos a poner en un bol engrasado con un poco de aceite. Engrasamos abajo, las paredes, para que la masa pueda duplicar su tamaño, fermentar a sus anchas y la engrasamos ligeramente por arriba y la tapamos con un paño y la ponemos en un lugar tibio, en un lugar calientito para que duplique su tamaño.

Ya está lista la masa, ¡vean qué hermosa!, ¡qué esponjada está!, ¡qué suave!

La vamos a sacar para, dicen los panaderos, poncharla un poco y vamos a separar una parte de la masa para los huesos del muerto.

Vamos a bolear. Tenemos así bien boleado el pan, siempre con la costura por abajo. Lo colocamos, nuestro pan en una charola engrasada. Previamente engrasé la charola con manteca. Aquí vamo a colocar encima la masa con la que vamos a formar, a veces dicen lágrimas, en realidad son los huesitos del muerto. Para esto vamos a secar un poco la masa que tenemos, para que esta no esponje igual que el resto de la masa, le ponemos un poquito de harina para secarla, para que quede más firme y entonces vamos a formar los huesitos y la vamos a estirar abriendo los dedos, ¡mira! La vamos formando, vamos estirando, al ir abriendo los dedos se va formando eso que a veces vemos como lágrimas que son los huesitos del muerto, ya que están así formados, los colocamos. La última parte es una bolita que vamos a poner en el centro de la cruz.

Ya así formado vamos a dejar que vuelva a fermentar, que vuelva a duplicar su volumen y luego lo metemos al horno.

Está listo el pan, ¡vean qué hermoso fermentó!, ¡cómo duplicó su tamaña!, ¡qué suave!, ¡qué esponjado está ya!

Ahora vamos a meterlo al horno.

El horno está precalentado a 200°, al momento de meter el pan al horno, la temperatura la bajamos a 180°y así lo vamos a dejar por espacio de veinte minutos, hasta que esté dorado y cocido.

Bueno, tenemos ya el pan recién sacado del horno y así recién sacado lo vamos a barnizar a bañar con mantequilla derretida, ya que está bien untado con la mantequilla derretida, le espolvoreamos azúcar, azúcar refinada. Sacudimos el exceso y está listo, hermoso  nuestro pan de muerto.

¡Gracias por estar conmigo en “Cocina Identidad”! Y yo les recomiendo que aunque es muy tradicional sopear nuestro pan de muerto en un chocolate caliente y espumoso, también es muy tradicional servir atole para el Día de Muertos. Yo les recomiendo el atole de pinole que tenemos también la receta en “Cocina Identidad”.

¿Quieres saber más sobre el Día de Muertos?



3 comentarios en “¿Cómo hacer pan de muerto?”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X