“La nave espacial” – Continúa la historia

19 enero 2023
Un operario de limpieza, una nave espacial, y un tenedor. Así empieza esta historia colaborativa de la sección "Continúa la historia" escrita por estudiantes de español como lengua extranjera de nivel A2/B1.
Tareas: 12

Ejercicios

1

Capítulo I

Si quieres escribir el primer capítulo, sigue las instrucciones:

Instrucciones

Si quieres escribir el primer capítulo, sigue las instrucciones:

Este capítulo debe empezar así:

“El operario abrió la puerta y no podía creerlo…”

Descargables

Actividades relacionadas

B2 C1
“La maquinista” – Continúa la historia
Una conductora de tren, un museo y un móvil con 1% de batería. Historia colaborativa de la sección "Continúa la historia" escrita por estudiantes de español como lengua extranjera.
Continúa la historiaContraste de pasadosNarrarComprensión de lectura

B1
El vendedor de humo – Contraste de pasados
Vídeo interactivo para trabajar el contraste de pasados (pretérito imperfecto/indefinido)
Gramática

B1
Caperucita Roja y otras versiones del cuento para trabajar los pasados
Actividad para trabajar el contraste de pasados (pretérito imperfecto - pretérito indefinido).
Pretérito imperfectoPretérito indefinidoActividad breve

Autores: Jahel Virallonga Chavarrías

Comentarios

  1. El operario abrió la puerta y no podía creerlo, observó un tenedor con su ropa de ballet danzando al ritmo del tango y empezó a correr. El tenedor al verse descubierto, persiguió al operario para pedirle que no contara su secreto, pues el tenedor había escapado de su gaveta mágica para jugar en el mundo real. Sin embargo, era muy tarde para eso, el operario, escandalizado, salió gritando en voz muy alta que no podía creer lo que había visto, y todos los tenedores de la asociación de tenedores secretos del espacio, decidieron enviar a Bob, el tenedor bailarín al planeta mercurio para que sufriera el castigo de ser metido al microondas. Entonces, inmediatamente la nave espacial Tenetene 1.0 plus, llegó al lugar de los hechos y Bob tenedor fue succionado al interior de ella de manera instantánea.

  2. “El operario abrió la puerta y no podía creerlo…” Había un tenedor, este tenedor se llamaba Nuez. Nuez iba viajando por todo el mundo sin piernas, sin manos y sin dinero.
    En su tercer cumpleaños, la familia de Nuez, cucharita, cuchillito y sus hermanos, se trasladaron a Arizona en una nave espacial.

    Cuando Nuez se despertó no tenía familia, pero recordó un sonido y luces brillantes y supo que ellos se habían ido en la nave espacial sin él. Se puso a llorar y en sus lágrimas empezó a viajar de la pequeña cocina en Madrid donde había nacido al mar Mediterráneo.

    Durante el viaje estaba recogido por una red de pesca en Cinque Terre, Italia. Un pescador encontró a Nuez y lo llevó al mercado para intercambiar por dinero. Así es como apareció en las manos de Irenita, una niña de cinco años.

    Mucho tiempo pasaron jugando al escondite, la familia y las princesas, pero Irenita empezó a crecer y con el tiempo ya no jugaba con Nuez.

    Un día echó a Nuez a la calle donde un operario de la limpieza le encontró, lo cogió, lo inspeccionó y recordó que era Nuez, su tenedor de la adolescencia. Juntos compartieron pasta e historias y el resto de sus vidas. Colorín colorado este capítulo se ha acabado.

  3. El operario abrió la puerta y no podía creerlo.. ¡Había unos tenedores vivos comiendo a los tenedores normales! El operario tenía miedo. Pero tenía que salvar a los tenedores o ser despedido. Entonces cogió un martillo y le dio un martillazo a los tenedores malvados. Empezaron a correr pero pararon de correr porque el tenedor gigante había venido. El tenedor gigante era del tamaño de un operario. El operario no podía parar de luchar. Entonces el operario cogió una escoba y empezó a pagar y usar Kung Fu contra el tenedor malvado. Pero luego un tenedor saltó en su cara con un martillo de cocina y le dio a la cabeza con el.

    ¡El operario se despertó en una cárcel de tenedores!.¡En un planeta de tenedores! ¡Tenía que escapar! Tenía una idea. Cada día le dieron comida y agua. Si bebía la agua que necesitaba y daba el resto de la agua en la ventana de la cárcel. Para que se oxide la ventana y pueda romper la ventana y escapar.

    3 meses luego…
    Hoy era la noche. La noche que se va a escapar. Llegó la noche y el operario se puso listo. Rompe la ventana sin que la guardia se de cuenta. Y corrió al campo de naves espaciales. Encuentra las llaves de una nave. Un guardia ve al operario. La guardia tenedor corre por él. Pero es muy gordo osea no corre muy rápido. El operario entra en la nave espacial y escapa. Finalmente escapa y vuelve a la tierra.

    Cuando vuelve… la tierra está en ruinas hay tenedores por todo naves espaciales destruyendo su ciudad. Hay fuego por todo. Hay muchos corriendo. Y él no puede hacer nada.

  4. El operiario abrió la puerta y no podia creerlo. De hecho Ignacio era un empleador de una empresa de servicios y su jefe lo preguntaba venir en este lugar, el viejo teatro de la ciudad, donde nadie venia, porque este lugar era abandonado.
    Hace un ano que el dueno anterior vendió este teatro a la pequeña ciudad donde vivio Ignacio. Es un lugar muy antigo, con mucha historia. Ignacio abrió la puerta de este teatro. El sitio esta calmo, como suspendido en el pasado. Había polvo por todos lados y a veces, telaranas. En medio de este habitación había una escena, donde se encontró una nave espacial. Este decorado pacecía totalmente nuevo : « Qué raro ! », pensó el empleador.
    A Ignacio le encantaba trabajar solo, porque era una persona solitaria. Es por eso que Ignacio elegió esta profesión. Cuando fue libre después de la prisión, queria solamente vivir una vida calma y sin apuros.
    Así empezó a limpiar una parte de la escena. Ignacio frato el piso cuando y de repente, vi un objeto detrás de la cortina. Fue un tenedor. « Porque hay un tenedor acá ? » se pregunto. Pero continuo limpiar alrededor de la nave espacial. Después entendió un ruido dentro de la nave espacial…

  5. El empleando abrió la puerta y no podia creerlo! Daniel es un simple empleado de limpieza en un Restaurante cerca de su casa. He trabajado alla por más de cinco años,siempre muy alegre con su trabalho y llegava siempre muy temprano. Unfortunable esta fue una mañana diferente! Daniel fue hasta la basura afuera del restaurante y se dió cuenta de que arriba de sua cabeza estaba una grand nave espacial, que dava vueltas por arriba de todo el espacio. La nave espacial era llena de luces de varios colores, grandísima y Daniel estaba cierto de que estaba sin dirección y con esto, haberia un gran risco de caer al suelo. El estaba en panico, empezo a gritar por los otros empleados, pero no hube suceso, porque era muy templano y todas las otras personas no habiam llegado para trabajar. Algunos minutos despues escuchó um sonido y el miedo se acerco de Daniel, pero el sonido era solamente de un tenedor que habia caido en el interior de la cocina!

  6. El operario abrió la puerta y no podía creerlo lo que estaba viendo, una nave espacial voladora en el jardín de la empresa. Quedó sorprendido al percibir que la puerta de la nave estaba abierta y de repente surgió un niño de la nada llorando y gritando demasiado: ¡no es la mamá, no es la mamá! ¿Pero cómo era posible algo así? Un niño llorando y gritando igualito al Baby de la familia dinosaurio, una animación de la época que el operario Joaquín era un chico. Joaquín necesitaba calmar aquel niño, alguna distracción, porque de hecho no era la mamá y no aguantaba más los gritos. Joaquín percibió que había un tenedor en el suelo, pero ¿qué hacer con un tenedor para un niño tan pequeño?
    El hombre recordó que llevaba en su bolsillo una goma elástica amarilla y la tomó para construir una honda de piedra. Joaquín enseñó al niño como jugar con aquel juguete tan antiguo y de su niñez. Así que, pronto el niño dejó de llorar, pues estaba muy curioso con lo que Joaquín estaba haciendo. Luego después aparecieron unas personas con cajas de herramientas siguiendo en la dirección de la nave espacial. En ese momento, una de las personas llama al niño con desesperación: Miguelito, Miguelito, ¡qué bien que te he encontrado! Estaba demasiada preocupada, mi hijito.
    Joaquín percibió que no se había vuelto loco, sin duda, recordaba que había tomado su pastilla por la mañana. La nave, en efecto, era un montaje para una fiesta que iba a ser celebrada en el jardín de la empresa. El tema de la fiesta era un viaje espacial, pues trabajaba en una compañía de piezas de satélites meteorológicos. Y el niño solo se había perdido de su mamá que era la coordinadora de la celebración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín / Newsletter de ProfeDeELE

Recibe gratis por correo electrónico nuestras novedades.

"*" señala los campos obligatorios

¿Cuál es tu perfil?*
Consentimiento datos*
Consentimiento marketing*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

chevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram