La rana que quería ser una rana auténtica

Autor(es): y

Actividades Online

Actividad 1

Augusto Monterroso

Vamos a leer una fábula del escritor Augusto Monterroso (1921-2003), también conocido como Tito Monterroso. Consulta los siguiente enlaces para contestar estas preguntas sobre su biografía y obra literaria.

Actividad 2

La fábula

El texto de Monterroso que vamos a leer es una fábula. ¿Sabes qué es una fábula? Realiza la siguiente actividad para descubrirlo.

Actividad 3

Fábula y cuento

En definitiva, las fábulas son cuentos cortos en verso o en prosa con una finalidad didáctica. Sus protagonistas son animales o cosas que se comportan como los seres humanos. Simbolizan vicios y virtudes de la humanidad. La fábula termina con una enseñanza moral llamada moraleja.
La fábula y el cuento tienen muchos elementos en común. Clasifica las fórmulas de la actividad de abajo según sirvan para comenzar, continuar o finalizar una historia.

Actividad 4

Animales

Como hemos visto en la definición de fábula, los protagonistas suelen ser animales que se comportan como los seres humanos. Juega a este juego de memoria visual para descubrir a diez animales que suelen ser protagonistas de fábulas.

Actividad 5

Simbolismo de los animales

Estos animales simbolizan vicios y virtudes propias de la humanidad. Relaciona los siguientes animales con lo que representan.

Actividad 6

El título de la fábula

La fábula de Monterroso que vamos a leer se titula La Rana que quería ser una Rana auténtica.

Actividad 7

Ordenamos la fábula

Ordena los párrafos de la fábula de Monterroso La Rana que quería ser una Rana auténtica. Para ello ten en cuenta las siguientes estrategias:

  • Observa los marcadores temporales resaltados en azul de cada párrafo
  • Observa si aparecen fórmulas para empezar, continuar o finalizar una narración
  • Observa que al principio se presenta al protagonista de la historia, después la historia y luego la conclusión
  • Por el momento, no te preocupes por el vocabulario. La única palabra que necesitas saber es ancas (las patas de las ranas).

A

Y así seguía haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la consideraran una Rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena Rana, que parecía Pollo.

B

Un día observó que lo que más admiraban de ella era su cuerpo, especialmente sus piernas, de manera que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y sentía que todos la aplaudían.

C

Había una vez una Rana que quería ser una Rana auténtica, y todos los días se esforzaba en ello.

D

Por fin pensó que la única forma de conocer su propio valor estaba en la opinión de la gente, y comenzó a peinarse y a vestirse y a desvestirse (cuando no le quedaba otro recurso) para saber si los demás la aprobaban y reconocían que era una Rana auténtica.

E

Al principio se compró un espejo en el que se miraba largamente buscando su ansiada autenticidad. Unas veces parecía encontrarla y otras no, según el humor de ese día o de la hora, hasta que se cansó de esto y guardó el espejo en un baúl.

Actividad 8

Imperfecto vs indefinido

Observa los verbos marcados del texto y realiza la actividad de abajo.

Había una vez una Rana que quería ser una Rana auténtica, y todos los días se esforzaba en ello.

Al principio se compró un espejo en el que se miraba largamente buscando su ansiada autenticidad. Unas veces parecía encontrarla y otras no, según el humor de ese día o de la hora, hasta que se cansó de esto y guardó el espejo en un baúl.

Por fin pensó que la única forma de conocer su propio valor estaba en la opinión de la gente, y comenzó a peinarse y a vestirse y a desvestirse (cuando no le quedaba otro recurso) para saber si los demás la aprobaban y reconocían que era una Rana auténtica.

Un día observó que lo que más admiraban de ella era su cuerpo, especialmente sus piernas, de manera que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y sentía que todos la aplaudían.

Y así seguía haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la consideraran una Rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena Rana, que parecía Pollo.

Actividad 9

Vocabulario

Aquí tienes el texto completo con el vocabulario más difícil en rojo. Relaciona las palabras de abajo con sus sinónimas.

Había una vez una Rana que quería ser una Rana auténtica, y todos los días se esforzaba en ello.

Al principio se compró un espejo en el que se miraba largamente buscando su ansiada autenticidad. Unas veces parecía encontrarla y otras no, según el humor de ese día o de la hora, hasta que se cansó de esto y guardó el espejo en un baúl.

Por fin pensó que la única forma de conocer su propio valor estaba en la opinión de la gente, y comenzó a peinarse y a vestirse y a desvestirse (cuando no le quedaba otro recurso) para saber si los demás la aprobaban y reconocían que era una Rana auténtica.

Un día observó que lo que más admiraban de ella era su cuerpo, especialmente sus piernas, de manera que se dedicó a hacer sentadillas y a saltar para tener unas ancas cada vez mejores, y sentía que todos la aplaudían.

Y así seguía haciendo esfuerzos hasta que, dispuesta a cualquier cosa para lograr que la consideraran una Rana auténtica, se dejaba arrancar las ancas, y los otros se las comían, y ella todavía alcanzaba a oír con amargura cuando decían que qué buena Rana, que parecía Pollo.

Actividad 10

Línea de tiempo

Coloca los siguientes acontecimientos en función de su orden cronológico. Haz clic en el texto para leer las frases completas.

Actividad 11

La moraleja

Actividad 12

Escribe tu propia fábula

Escribe la siguiente tarea final.

Actividad 13

Cuando las ranas críen pelo

Completa la siguiente presentación para descubrir algunas curiosidades sobre la palabra rana.

Actividad 14

Evaluación

Comprueba lo que has aprendido con este test de evaluación.

Actividad 15

Para ampliar

Si quieres leer más relatos de Augusto Monterroso puedes ir a este enlace:

Otras actividades

6 comentarios en «La rana que quería ser una rana auténtica»

  1. En la actividad 8 los verbos están marcados en azul, no en rojo. (eso indica la explicación).

    Para corregir. Por lo demás, como siempre excelente.

    Responder

Deja un comentario